‘Con muy poco se puede hacer mucho’

Bajo este lema, arrancó la “primera operación kilo Álvaro del Portillo”, organizada por la asturiana Asociación Cultural Candás.

Solavieya es una casa de convivencias ubicada en el pueblo de Granda, cerca de Gijón. Hace tiempo las que vivimos aquí, nos planteamos organizar una actividad solidaria como “el mejor modo de celebrar la fiesta del beato Álvaro”, el 12 de Mayo. Hemos aprendido de él, la necesidad de estar pendientes de los demás, empezando por los más necesitados.  En esta casa pasó varios veranos, y algunas de las que vivimos tuvimos la suerte de conocerlo y tratarlo. Quisimos involucrar a Supernumerarias, Cooperadoras y amigas nuestras en esta actividad.

Contábamos con la experiencia de Helena, que había colaborado en Santander; de Ana, Supernumeraria que ha trabajado en diversas instituciones privadas y públicas de ayuda, y nos pusimos “manos a la obra”.

En primer lugar, buscamos una entidad que nos avalara para esta “Operación Kilo”; después nos dirigimos a “La Cocina Económica”, institución que  trabaja en  diversos lugares de España, entre ellos, Asturias, y que goza de gran prestigio. Cada día en nuestra ciudad dan de comer a  quinientas personas.

Hicimos las gestiones pertinentes con varios supermercados, donde poder llevar  a cabo esta iniciativa, y resultaron ser más difíciles de lo que habíamos imaginado;  así que  se lo encomendamos al beato Álvaro, y fue  precisamente el  23 de marzo, aniversario de su “marcha al cielo”, cuando uno de los mejores supermercados nos dijeron  que sí!!!.

Erme, Isa, Beni, Rosa y Esther

A partir de este momento, empezamos a trabajar con una intensidad mayor, para buscar más voluntarias; pensar una fecha alrededor del 12 de Mayo, que cayera en sábado, ya que son días donde mucha gente hace su comprar semanal.

Hicimos turnos de dos horas,  desde las diez de la mañana a nueve de la noche. A última hora, pasarían a recoger los alimentos los voluntarios de “La Cocina Económica”.

La hora “más difícil” fue el primer turno de 10 a 11 de la mañana,  ahí “pulsaríamos” la marcha de esta ‘operación kilo’.  Allí acudieron Nieves con Mayte;  luego,  Pilar con Romina, y pudieron hablar con la encargada del supermercado, para colocar los carteles y los carros donde depositar los alimentos. En todos los puestos de pescadería, carnicería, panadería y charcutería, estaban puestos los carteles del beato Álvaro del Portillo y de “La Cocina Económica”, donde se explicaba para qué se destinarían esos alimentos. Además en la entrada del supermercado, -sobre un caballete-, habíamos preparado estampas del beato Álvaro e información sobre “La Cocina Económica”,  para entregar a la gente a la salida.

Beni, Romina, Esther, Sonso, Julia, Erme, Aida, son algunos de los nombres de las  muchas personas que nos ayudaron.

Pudimos comprobar la generosidad de la gente asturiana. Algunas personas se acercaron más de una vez al supermercado para  entregar más alimentos.

Estampa del beato Álvaro y de la Cocina Económica

Sucedieron anécdotas conmovedoras, como la de una abuela de otro país, que iba con dos nietas de 7 y 4 años, y  apenas hablaba castellano,  entró a comprar, y nos dejó  a sus nietas a nuestro cuidado;  la mayor de 7 años nos  preguntó que hacíamos y le explicamos; cuando salió su abuela, que no pensaba darnos nada porque no entendía bien el idioma, le explica algo su nieta, y nos da una caja de galletas que llevaba en su cesta de compra. O la de un señor que al darle la estampa del beato Álvaro, nos dijo “bueno, yo tengo una ya de esta mañana, pero deme otra para mi mujer”.

El último turno de la noche les tocó a Nieves, Helena y Ana, que se encargaron de recoger todo el material que había sobrado y ayudar a los voluntarios de la “Cocina Económica” a cargar los más de 800 Kilos en su camión.

Por la noche en casa  no teníamos otro tema, estábamos cansadas, pero felices de haber puesto nuestro “granito de arena”, en ayudar a gente que lo está pasando mal, y también a difundir  la devoción del nuevo beato, al que deseamos ver pronto en los altares.

Fdo.: Teresa Moreno-Luque

Más información en la web:www.solavieya.org

Espe, Rosa y Ana

Top