“El hombre sin Dios es un misterio sin respuesta”

Mons. Romera pronunció una conferencia sobre el sentido de la fe en la edad contemporánea durante el el II encuentro organizado por el Centro Académico Romano Fundación. “Necesitamos una Iglesia y unos sacerdotes con una gran capacidad de comprender y valorar la cultura de hoy y de dialogar con las mujeres y con los hombres contemporáneos”, afirmó.

 

Mons. Romera pronunció una conferencia sobre el sentido de la fe en la edad contemporánea durante el el II encuentro organizado por el Centro Académico Romano Fundación. “Necesitamos una Iglesia y unos sacerdotes con una gran capacidad de comprender y valorar la cultura de hoy y de dialogar con las mujeres y con los hombres contemporáneos”, afirmó.

 

Heras seminarista--644x362


 

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a Monseñor Romera  que recalcó el “valor multiplicador” que  realiza el CARF, dando la posibilidad a miles de sacerdotes, seminaristas y laicos de todo el mundo a formarse bien para luego servir a la Iglesia universal y a la sociedad.

 

Monseñor Romera, gracias al CARF podemos encontrarnos con usted en Valladolid. Queremos que nos explique el motivo de su visita y ese mensaje sobre la fe en la edad contemporánea.

Son dos motivos: primero porque la iglesia está llamada a hablar de Jesucristo en contextos en los cuales a veces puede ser un poco difícil comprender ese mensaje; y en segundo lugar porque ese mismo contexto cultural en el que nos encontramos, ha hecho que algunas personas se hayan alejado de la iglesia, eso significa que necesitamos una iglesia y unos sacerdotes con una gran capacidad de comprender, de valorar la cultura de hoy en día, de dialogar con las mujeres y con los hombres contemporáneos, y de saber presentar la belleza y la verdad de la fe cristiana.

Para llevar a cabo esta misión, nuestra Universidad necesita de la ayuda de muchas personas del mundo entero. Una de estas instituciones es el CARF , Centro Académico Romano Fundación que ayuda a la Universidad desde sus orígenes y ha hecho posible que miles de sacerdotes de países en vías de desarrollo hayan podido estudiar en Roma y hayan podido por lo tanto, abrirse a la catolicidad de la iglesia, profundizar en el amor y en la unión con el santo padre y por eso llevar a sus tierras y a sus gentes la alegría de la fe, como le gustaba decir a Benedicto XVI.

 

El título de su conferencia se inicia con una pregunta, ¿Por qué creemos?, le pregunto, ¿en qué hay que creer?

Estamos en un contexto cultural en el cual hemos asumido grandes valores muy importantes, pero estos valores humanos tienen un  peligro y es el de pretender vivir de un modo autónomo, al margen de Dios. Esto provoca una sociedad secularizada, en la cual se experimenta día tras día por desgracia, el vacío que deja la ausencia de Dios. ¿Por qué creemos?: Porque el hombre sin Dios es un misterio que no tiene respuesta; ¿En que creemos?: Creemos sobre todo en un Dios que nos ama y que ha manifestado ese amor en Jesucristo, que ha sido capaz de morir por nosotros en la Cruz y ha resucitado.

 

 

DSCN3082

 

¿Cómo le parece que debemos administrar la información hoy en día la nuevas tecnologías?

 

La información es imprescindible para el uso de la libertad, una sociedad democrática es una sociedad en la que es fundamental que los ciudadanos puedan discutir y hacerse una opinión de las cosas. Es imprescindible la libertad de prensa y que por tanto los ciudadanos tengan acceso a la información, pero es a veces difícil de gestionar por  el enorme el flujo de información que se recibe. Es importante que la persona vaya adquiriendo progresivamente un sentido crítico, en el sentido positivo de la palabra, ante la información; crítico proviene del griego, significa enjuiciar, y esa información exige por nuestra parte madurez intelectual y capacidad de descirnir.

 

Usted habla de la modernidad, sin embargo ¿cómo ve usted el sentido de la fe en esta sociedad actual?

 

A mí me parece que una gran lección que hemos recibido todos la encontramos en el Papa Benedicto XVI, que ha sabido dialogar con la modernidad con una extraordinaria libertad de espíritu, es decir, abriéndose, apreciando y al mismo tiempo con discernimiento, dándose cuenta que hay aspectos importantes de gran valor y otros que suponen visiones unilaterales. Por ejemplo, la importancia que tiene la economía, es evidente, y la importancia que tiene en la economía la iniciativa de cada uno de nosotros es evidente, pero dejar la economía al margen de consideraciones éticas significa incurrir en una unilateralidad que conduce a un empobrecimiento evidente de la persona, y hasta de la misma empresa, de la sociedad en general. El Papa nos ha dado ejemplo de sentirnos nosotros parte de esa modernidad, de reconocer en ella grandes valores cristianos, pero al mismo tiempo poner de manifiesto que la fe cristiana es insustituible, es irremplazable en la vida de cada ser humano y en la vida también de la sociedad.

 

 

DSCN3130

 

¿Cómo es la dinámica de trabajo entre profesores y alumnos para fomentar el sano espíritu crítico?

 

Como hacemos los profesores habitualmente: recomendar buenas publicaciones, tener diálogos, incentivar conferencias e intervenciones. En eso hemos ido cambiando poco a poco, porque creo mucho en las relaciones interpersonales y con los medios de comunicación de hoy, que son extraordinarios son importantes y útiles. Nuestras clases son muy dialógicas, y son un momento de gran creatividad donde dialogando aprende el alumno pero también el profesor.

 

 

¿Qué es lo que hay que lograr en la sociedad actual?

 

Para empezar hay que recuperar el sentido de lo humano, que significa recuperar el sentido de la ética, que es el modo de pensar que nos permite preservar y fomentar lo humano.  La ética es un saber que nos advierte de los peligros de deshumanizarse y nos ayuda a crecer como personas,  en lugar de cerrar puertas a la libertad o delimitar el progreso de la sociedad, nos abre hacia la auténtica libertad, nos abre hacia el auténtico progreso de la sociedad.

 

 

¿Cómo explicaría usted que la ética es el mejor camino para construir nuestra sociedad?

 

A veces tenemos un concepto inexacto o poco riguroso de lo que es la ética. Vivimos con unos prejuicios según los cuales la ética lo que hace es limitarnos en nuestra libertad, esa es una visión muy desenfocada. La ética, es precisamente lo que garantiza que mi libertad es humana, porque una persona puede usar de su libertad y empequeñecerse como persona. Una persona que se dedique a beber  ejerce su libertad, pero es evidente, que se empobrece como persona y por otra parte empobrece también su libertad.

 

 

DSCN3046

 

 

¿Con tantas noticias negativas, usted podría darnos una noticia positiva?

 

La noticia más positiva es que tenemos un Papa que está poniendo de manifiesto con su misma persona y actitud, la grandeza que significa ser cristiano. Por ejemplo, la grandeza de la sencillez, de la sobriedad, pero sobre todo yo subrayaría que el Papa está poniendo de manifiesto la grandeza de abrirse a un Dios que es misericordioso, y que esa misericordia de Dios, el cristiano tiene que asumirla y con la gracia saber transmitirla. Y crear una sociedad en donde la gente se comprenda, se sepa pedir perdón y perdonar, superar los rencores, y ayudar de verdad a los demás, empezando por la propia familia.

 

 

El Papa Francisco recientemente dijo que los cristianos  teníamos que estar alegres. ¿Hay mucha tristeza en la sociedad?

 

El tema de la alegría es un tema vital en el beato Juan Pablo II y que aparece con mucha fuerza cuando uno lee con atención los escritos de Benedicto XVI, y que ahora vuelve a retomarlo el Papa Francisco. A mí me parece que estamos viviendo un momento de la iglesia con tres grandísimas personalidades donde los tres están subrayando que el cristianismo significa alegría, no solo de un modo ingenuo, no porque la alegría consista simplemente en sentirse una mera sensación sino porque el cristianismo nos ayuda a coger la mano de un Dios que es la fuente de la alegría y eso es la fe.

DSCN3060
 
 
Artículo de El Norte de Castilla

 

Top