Las mujeres y el mundo directivo

Las IV Jornadas de Mujeres en Diálogo se han centrado en la aportación de la mujer al mundo directivo. A través de conferencias, tertulias, coloquios y testimonios personales, las asistentes han intercambiado ideas en una jornada que se consolida en cada edición y se caracteriza por la calidez humana.

Algo está cambiando. En general, pocas mujeres ocupan puestos de dirección en las empresas, sin embargo, las cualidades femeninas, como la capacidad de gestión y los valores que aportan, son fundamentales para el éxito de las relaciones interpersonales. Varias mujeres que ocupan importantes cargos directivos han compartido su experiencia en las Jornadas de Mujeres en Diálogo, celebradas en Tordesillas el 21 de mayo.

Montserrat de Villanueva Iribas, headhunter especializada en talento académico en Moss-Selección (Madrid) ha ofrecido una conferencia sobre el trabajo como medio de transformación social, que se centró en la idea de humanizar la sociedad y en que “no se trata de ser lo mejor del mundo, sino para el mundo”. Además, ha recordado la importancia de saber trabajar en equipo, ya que “todos tienen siempre algo que aportar, incluso el último becario”. Para ello, ha insistido en que se debe tener una mente abierta, versátil y creativa: “una persona rígida se excluye del mercado laboral”.

María Crespo Garrido, directora general de TROA Librerías, profesora titular de Hacienda Pública en la Universidad de Alcalá de Henares, ha hecho un recorrido por las mujeres líderes de la historia, como Isabel la Católica, Margaret Thatcher o la Madre Teresa de Calcuta, y ha destacado los rasgos que distinguen a las mujeres que ocupan cargos directivos, como la capacidad relacional, persuasión, asertividad, actitud colaborativa o espíritu de servicio. Además, la exdiputada de Castilla La Mancha ha recordado el problema de conciliación y la baja natalidad. Aún así, se mostró optimista porque algo está cambiando: “estamos asistiendo a un cambio social”.

Por otra parte, Lourdes Pérez García, fundadora de Veda Studio y delegada de la Federación Internacional de Cruz Roja, impartió la sesión Liderazgo con alma: lo que necesitamos en el siglo XXI y recordó que una persona no se convierte en líder con títulos universitarios porque es una cuestión de mera actitud.

Las IV Jornadas finalizaron con una mesa redonda moderada por Olga Álvarez y cuyas ponentes fueron: Rocío Hervella, cofundadora y CEO de Prosol; Lucía Oroz, ingeniero de Caminos en el Ayuntamiento de Valladolid; Charo Noguero, jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Rey Juan Carlos (Madrid) y Ángela de Miguel, presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios y directora de Negotia Plus Abogados. Cada una de ellas aportó su experiencia de vida personal y profesional y todas se mostraron de acuerdo en que las medidas de conciliación favorecen tanto a mujeres como a hombres, pues no sólo el mundo del trabajo se enriquece con la presencia de las mujeres en puestos directivos, también la familia se enriquece con la incorporación del hombre a las cuestiones domésticas.

Y si estas mujeres han podido compartir su experiencia con otras mujeres en estas Jornadas es -probablemente- porque sus maridos se han hecho cargo de los hijos durante todo el día.

Algo está cambiando. La transformación social está en marcha y no hay vuelta atrás.

Noa Carballa

Doctora en Comunicación. Periodista.

Gabinete de Comunicación en Universidad Pontificia de Salamanca

Top