No hay tiempo para aburrirse

Los clubes juveniles nacieron por inspiración de San Josemaría para apoyar a las familias en el empleo del tiempo libre de sus hijos. Miles de chicos y chicas acuden semanalmente a estas asociaciones para disfrutar de actividades deportivas, lúdicas, culturales y de formación cristiana. Ante el confinamiento, sus responsables se plantearon cómo adaptarse para seguir prestando esta ayuda a las familias.

Entre cuatro paredes el tiempo pasa lento para los niños, incluso ahora que la desescalada permite salir unas horas a la calle. Las mañanas se ocupan en el cole online con profesores y compañeros, pero las tardes y los fines de semana se pueden hacer eternos.

Gymkana cultural en Montauca. El juego de imitar cuadros

Lluvia de ideas contra la pandemia

La conexión online con el club pone a prueba las habilidades familiares más variopintas y así el tiempo pasa volando. Montauca, en Burgos, se planteó la versión del club juvenil en 2.0 y organizaron una gymkana cibernética. El tiempo era limitado y requería del ingenio de todos: cantar una canción, hacer aerobic, enviar un selfie disfrazados… “Algunas familias nos escribieron por WhatsApp agradeciendo haberles permitido olvidar por un rato la situación de dificultad que están pasando. El sábado siguiente repetimos con nuevas pruebas, como representar el cuadro de Las Meninas, La vocación de Mateo, etc., o grabar una canción con instrumentos musicales caseros. Fruto de esta iniciativa, se han apuntado al club nuevas familias”.

Si algo tienen de ventaja estos largos días de cuarentena es la oportunidad de desarrollar aficiones culturales. Así, la asociación juvenil Prados, en Valladolid, organizó un curso de fotografía con tres categorías para las más pequeñas, que titularon “El mundo desde mi ventana”; “Haz de tu casa un hogar” y “Sé original”. Las adolescentes, haciendo uso de las redes sociales y otros medios digitales, asistieron a una clase vía Zoom sobre el libro “Los cuatro amores, de C.S. Lewis”.

Invitados al Torla

“Que no nos pare nadie”

“Que no nos pare nadie”. Eso dijeron en el Club Torla de Oviedo cuando empezó el confinamiento. Pensando en cómo hacer para que la gente pudiese soñar en grande aunque estuviese encerrada en su casa, diseñaron un proyecto de sesiones o seminarios llamado Youth Sdreaming, uniendo la idea de juventud –youth, en inglés- con soñar –dream-, y el formato de las sesiones, streaming.

Por allí han pasado, entre otros, el profesor y consultor Victor Küppers, experto en motivación; José Marimón, que ha trabajado en Google y Facebook; Paco Arango, director de cine; Antonio Arenas, director de Comunicación de la Escuela de Rafa Nadal, o los periodistas Rafael Martín y Gustavo Entrala”. Lo que empezó entre chavales de clubes de Asturias y comunidades cercanas, acabó extendiéndose por toda España y otros países como Costa Rica, de Honduras, El Salvador, Inglaterra, Italia y Francia.

views soundgram

La música llega al hogar en cuarentena

Desde el Colegio Mayor Peñafiel (Valladolid)  -dirigido también para estos Clubes Juveniles- se puso en marcha una iniciativa con el único objetivo de que muchos jóvenes aprovechasen el tiempo en sus casas durante la cuarentena.  La idea fue crear un perfil de la red social Instagram desde la que varios jóvenes músicos aficionados emitiesen en directo pequeños conciertos dos o tres veces al día por las tardes.

Este proyecto, bajo el nombre de “SoundGram 2020” (@soundgram2020), tuvo una gran acogida desde el primer momento, alcanzando los 100 seguidores en menos de 24 horas y llegando en dos días a más de 200 seguidores. En apenas tres días contaban con más de 1.500 visitas al perfil y, además, habían superado las 5.000 interacciones del  público con ellos.

En poco tiempo, muchos jóvenes de toda España siguieron desde sus casas los cuatro conciertos que se emitieron, alcanzando cifras de alrededor de 100 personas por concierto conectadas en directo y 150 más que los escucharon en diferido. También contaron con vídeos musicales publicados que han alcanzado las 700 visualizaciones.

Ahora mismo, cuentan  con 10 músicos. A este proyecto musical se ha unido gente de toda España, una muestra de ello es que los músicos son de lugares totalmente diferentes (Oviedo, Gijón, Vigo, Pamplona, Valladolid…)

Esta iniciativa ha dejado muy claro que el tiempo, bien administrado, alcanza hasta para vivir un concierto en directo desde tu misma casa.

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies