«Obtener el máximo dinero no es el principal objetivo de una empresa»

La Fundación Schola y el Foro de Empresarios de Castilla y León han organizado la primera conferencia-coloquio de su curso en la que invitaron como ponente a Rafael Alvira Domínguez, quien pronunció la conferencia titulada: ‘Reconstruir la unidad de la empresa’. Alvira es director del Instituto Empresa y Humanismo de la Universidad de Navarra.

EL Norte de Castilla (13.11.13  – JULIO G. CALZADA | VALLADOLID)

–¿Ha sufrido la empresa en estos años de crisis, o este proceso no tiene que ver con el cataclismo del que, dicen, acabamos de salir?

–Hacía mucho que no se reflexionaba tanto sobre cómo hacer las cosas bien en la empresa. Ojalá en política hubiera tanto esfuerzo para ver cómo hacer mejor las cosas, cómo tratar mejor a la gente…

 

 

¿A qué se ha debido este interés?

–A que se ha perdido el sentido de trato personal, de comunidad, de bien común… En el mundo moderno cada uno es libre e independiente. Se funciona por contrato, pero es tan contrario a lo que durante milenios había hecho el ser humano… Ahora, el desarrollo de la técnica y del sistema político facilita el alejamiento entre las personas, los empresarios que se dan cuenta de que la empresa es un trabajo común se preocupan, porque creen que se les va de las manos. Lo tremendo es que los políticos no se preocupan.

 

–¿Pero uno de los principios de la empresa es crecer, aunque ese crecimiento pueda poner en peligro el corazón de la empresa, o es posible evitar que eso ocurra?

–Lo que tiene vida tiende a crecer. Puede existir un crecimiento interior y al tiempo, una expansión hacia fuera. Cuando los que están al frente tienen afecto por su empresa, el afecto es vida y la vida tiende a crecer. Es normal. El problema es cómo, porque hay momentos en los que cerrar filas y otros en los que hay que extenderse. Es distinto de la obsesión por el crecimiento pensando en vender la empresa para hacer caja y que los demás se las arreglen. Esa actitud nada tiene que ver con la del auténtico empresario.

 

 

–Pero es la considerada de éxito durante muchos años…

–Los libros de Economía son los culpables, porque la mayor parte dice que el sentido de la actividad económica es el beneficio dinerario. El concepto de beneficio es más complejo y el mero beneficio dinerario no es lo más importante de una empresa. Cuando se ha convertido en lo más importante se han puesto las bases para destruir la economía. El puro interés monetario, como fin, destruye la empresa. El dinero es necesario, pero no es el objetivo de la empresa, ni de la vida.

 

 

–Antes que partidario de la teoría del máximo beneficio con el mínimo coste le veo inclinado a lo de ‘el último duro, que lo gane otro’.

–Al morir no te llevas el dinero al otro mundo, así que lo más importante en la vida no puede ser eso.

 

–¿Es posible recuperar empresas que se hallan en este proceso?

–Una de las grandes crisis es la de la propiedad. Tienes que querer aquello que tienes. Quien tiene la empresa para venderla, no tiene la propiedad. Critico a quien busca ganar dinero y no le importa el resto de la humanidad. La ética no tiene sustituto, tampoco en la economía.

Top