Un sueño que pronto se hará realidad

María Jesús Otero, Numeraria del Opus Dei, lleva más de treinta años viviendo en este país africano: Kenya. Recientemente ha estado en Valladolid, -su ciudad natal-,  para visitar a su familia, y ha querido hacernos partícipes de “otro de sus sueños”: la construcción de una Ermita dedicada a la Virgen María, con motivo de la celebración del 40º aniversario de Kianda School, colegio donde trabaja desde hace pocos años. Este es su relato.

“Con motivo de la celebración del 40º aniversario de Kianda School, nos propusimos conseguir  donativos para la construcción de una ermita en honor a la Virgen. Ya anteriormente, lo habíamos intentado, pero otros compromisos más apremiantes nos lo habían impedido: ampliar el Oratorio del colegio, enriquecerlo más, etc.

Como la Navidad se iba acercando, y queríamos que tanto padres, como alumnas y antiguas alumnas asistieran a una Misa en el colegio, pensé que era el mejor momento para hacerles partícipes de este nuevo proyecto.

Por otro lado, queríamos que el colegio, con la ayuda de profesoras y alumnas, pusiera un Nacimiento muy grande, hecho con figuras de cartón….¡no teníamos otra cosa!. Y el reto era tenerlo terminado para diciembre; así que, desde finales de octubre, empezamos a preparar nuestro Belén. Fue una actividad en la que todo el colegio se involucró.

Yo había estado en Burgos en la iglesia de san Josemaría, y allí me mostraron el proyecto que tenían: con donaciones de gente que patrocinaban puntos del libro “Camino” de san Josemaría, iban imprimiendo en baldosas esos mensajes que fijaban en la pared. Me pareció una idea estupenda, y mientras íbamos construyendo nuestro Belén, se me vino a la cabeza  este proyecto de Burgos, y  pensé: ¡Genial!, podemos copiar esta idea, y escribir la Historia de Navidad y así  la gente puede ir patrocinándolas…

Dicho y hecho, nos pusimos manos a la obra durante el mes de noviembre,  para tenerlo todo terminado. Fue conmovedor ver cómo trabajó todo el mundo, desde los conductores de los autobuses que nos ayudaron a recoger materiales, hasta los jardineros que nos ayudaban a fijar las cosas, pasando por las alumnas más mayores que  hacían las piezas más delicadas del Nacimiento, hasta  las más pequeñas que coloreaban dando vida a las figuras; todo con tanta armonía y espíritu navideño, que sentías una inmensa alegría. El equipo de redactar la “Historia de Navidad”, y fijarla en la pared tuvo mucho trabajo, pero quedó muy bien.

Para el día fijado, estaba listo el Belén, nuestra historia, y nuestras esperanzas de conseguir dinero para la construcción de la Ermita de la Virgen. Cuando terminamos, y viendo que todavía nos quedaba dinero que recaudar pensé: quizás podemos hacer un vídeo que cuente la historia de cómo hicimos nuestro Belén. Y pensé en Mayte, alumna de Kianda School, de padre keniano y madre española; ella domina lo mismo el español que el inglés. Y así, salió  a la luz este vídeo, que pudimos compartir con  gente española que conocemos, para hacerles partícipes de nuestro proyecto. Ojalá que alguno de vosotros que estáis leyendo este relato seáis partícipes de nuestro sueño!

Top