Al servicio de la Iglesia

Transcribimos artículo de D. Ignacio Aparisi -Vicario de la Prelatura en Castilla y León, Asturias y Cantabria-, publicado en La Razón CyL el miércoles 14 de diciembre de 2016.

Conocí a Don Javier y vivimos temporadas de trabajo juntos, prácticamente desde su elección como prelado del Opus Dei en el año 1994. Siempre me llamó la atención su extraordinario amor al Papa y a la Iglesia; salvo error, me parece que en ninguna de sus cartas pastorales, que escribió mensualmente -con exquisita puntualidad hasta este mismo mes de diciembre de 2016, dejó de hacerse eco de algunas de las palabras del Santo Padre y de pedir a sus lectores oración generosa por «el dulce Cristo en la tierra». También era notable su espíritu de servicio, estando en los detalles pequeños de la convivencia familiar o laboral: pienso que esto lo heredó de San Josemaría; y del Beato Álvaro del Portillo, la fidelidad al espíritu del Opus Dei en servicio de la Iglesia, y su dedicación pastoral a todos los sacerdotes diocesanos -tenía especial predilección por la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz (íntimamente unida al Opus Dei)-, y religiosas y religiosos. Fue un Pastor bueno, me atrevería a decir que santo, al que no dudo que la Iglesia y todos los cristianos le debemos mucho, incluso también entre los no católicos y no cristianos (bajo su mandato desarrolló personalmente una ingente labor misionera en países del sureste asiático, en el Oriente Medio, y también en la vieja Europa del Este y en Rusia, entre otros lugares). Aquí en España son bien conocidas sus reuniones catequéticas en muchas ciudades: en Valladolid en el 2005, en Burgos en 2015, etc. También de modo especial Asturias le debe, por sus intensas oraciones a la Virgen de Covadonga y por su trabajo en esas tierras, una especial gratitud. Monseñor Javier Echevarría fue, en fin, un verdadero amigo de los Obispos de esta circunscripción territorial de la Prelatura en Castilla y León, Cantabria y Asturias. Como vicario de esta Delegación, me han expresado su pésame, su dolor y su cariño hacia toda la familia del Opus Dei. Sin duda Javier Echevarría ha pasado a ocupar un puesto de relieve en la historia de la espiritualidad cristiana y en la Iglesia universal.  Ahora, al tiempo que ofrecemos sufragios por su alma, nos encomendamos a él con la persuasión de que es ahora él el que, junto a la Trinidad, con Santa María y todos los santos, intercede por nuestras necesidades.

OTROS RECORTES DE PRENSA

Diario de Burgos:

Necrológica en el Norte de Castilla:

La nueva España:

Diario de Burgos:

E.P. / VALLADOLID
El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, aseguró este lunes que Javier Echevarría, prelado del Opus Dei que falleció la pasada semana, «ha sido un ejemplo de comunión con el Papa y los obispos».
Así lo afirmó el también presidente de la Conferencia Episcopal Española en una Misa oficiada en la Catedral de Valladolid por el eterno descanso de Javier Echevarría, que falleció en Roma el pasado lunes, 12 de diciembre. Junto a Blázquez, ofició esta misa el arzobispo auxiliar, Luis Arguello, y el vicario del Opus Dei, Ignacio Aparisi. En su homilía, el cardenal arzobispo de Valladolid aseguró que la celebración de esta misa era «para dar gracias al Señor por la vida y el ministerio de Javier Echevarría, del que se ha beneficiado la iglesia universal», al tiempo que destacó su alegría y buen humor, así como su trabajo «perseverante y fidelidad en el servicio». Del mismo modo, Ricardo Blázquez resaltó que una característica de monseñor Echevarría era «su gran comunión con el Papa y los obispos», y quiso dar las gracias a los fieles del Opus Dei presentes en la Catedral porque esa comunión «es una marca» de sus vidas «en la Iglesia».
El obispo de Cuenca, José María Yanguas, celebró también ayer un funeral por el alma del prelado del Opus Dei. Fue en la iglesia de San Esteban de la capital conquense. Javier Echevarría, quien fue después del beato Álvaro del Portillo el segundo sucesor de san José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, al frente de la Obra, falleció en Roma tras haber dirigido la prelatura del Opus Dei durante más de dos décadas.

Diario de León:

DL | LEÓN
■ El obispo de León, Julián López, presidirá hoy la celebración eucarística con motivo del fallecimiento de Javier Echevarría, obispo y prelado del Opus Dei, quien llevaba más de seis décadas ligado a la Obra y que falleció el pasado 12 de diciembre en Roma. Nacido en Madrid en 1932, fue el segundo sucesor de José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. La misa funeral se celebrará a las 19.30 horas en la Catedral. La Obra está presente en León de manera estable desde finales de los años sesenta, pero hay constancia de que ya en los años treinta San José María realizó viajes a esta ciudad. Entre otras fuentes,
en el libro de firmas de la Catedral, hay una firma suya del 8 de julio de 1934. También consta que en julio de 1940, el fundador de la Obra predicó ejercicios espirituales al clero de la diócesis de León. Además, entre las primeras mujeres de la Obra hubo varias leonesas, como Nisa González Guzmán, que pidió la admisión en la Obra en 1941, y Dora del Hoyo, una mujer de Boca de Huérgano que se hizo del Opus Dei en 1946 y que actualmente está en proceso de canonización, según destacan desde Oficina de Información del Opus Dei en Castilla y León y Cantabria.
Javier Echevarría, que falleció a los 84 años en Roma, fue elegido prelado de la Obra en 1994 —como sucesor de Álvaro del Portillo— y visitó en más de una ocasión la provincia y mantuvo varios encuentros con los leoneses. Conoció a Escrivá en la capital española, de quien fue secretario desde 1953 hasta su muerte en 1975.

Diario de León:

Norte de Castilla: