El amor no se jubila

A Fernando Ocáriz, no le gusta que le llamen el prelado rojo. Tal vez tenga razón. Pero es que lo es, le guste o no. Tuvo que huir de España, en plena guerra civil; nació en el exilio parisino, de padres republicanos y no se cansa de denunciar el ros ...