caraSJ

Centenario

El 9 de enero de 2002 se cumplían 100 años del nacimiento de Josemaría Escrivá. Al igual que en otras ciudades de España y de todo el mundo, también en Valladolid se celebraron diferentes actos que tuvieron como objetivo dar a conocer y profundizar en el mensaje del fundador del Opus Dei . Unas palabras de Josemaría Escrivá, “Que busques a Cristo, que encuentres a Cristo, que ames a Cristo”, constituyeron el fondo de la reflexión en ámbitos tan variados como la solidaridad, la cultura, la familia, o el trabajo.

Algunas de las actividades del Centenario que se organizaron en Valladolid fueron:

Trabajo, educación y solidaridad: presentación del IIT en el Colegio Mayor Peñafiel

23020009

Daniel Nyambi, ingeniero nigeriano profesor del IIT (Institute for Industrial Technology), centro de formación profesional, presentó en el Colegio Mayor Peñafiel de Valladolid esta iniciativa . El IIT está ubicado en Lagos (Nigeria), y ha sido creado por la Fundación de Desarrollo Africano (FDA), ONG promovida por miembros del Opus Dei nigerianos. Es una iniciativa que surgió hace un año, inspirada en la preocupación que tenía el fundador por la gente que no tiene medios económicos para su formación. Está situado en una zona con una tasa de paro del 60 por ciento, y se ocupa de facilitar educación a jóvenes de familias pobres con edades comprendidas entre los 16 y los 20 años.

El IIT se suma a otras labores sociales que realizan en Nigeria miembros de la Prelatura, como Iroto Rural Development Centre, el Níger Hospital en Enugu, y los campos de trabajo que se organizan desde las residencias universitarias Irawo (Ibadán) y Hillpoint. Nyambi expuso que las necesidades económicas de IIT son grandes y pidió la colaboración a través de becas de estudio. La escolaridad de un alumno cuesta 720 euros (unas 120.000 pesetas) y las becas pueden hacerse llegar a través de la ONG ONAY o del Colegio Mayor Peñafiel (http://www.cmpenafiel.org/). (Vídeo del Colegio Mayor Peñafiel)

Cultura y Universidad: Coloquio con Pilar Urbano organizado por el Colegio Mayor Los Arces

urbano1       urbano2

El Jueves 25 de abril de 2002 la periodista Pilar Urbano pronunció en el salón de actos de la Caja de Ahorros del Circulo, en Valladolid una conferencia organizada por el colegio Mayor los Arces. Asistieron trescientas personas, en su mayoría estudiantes. Presentó a la conferenciante José María Arévalo, abogado y periodista. El título de la intervención fue el de ” Josemaría Escrivá, hombre de contrastes”.

Para Pilar Urbano “el problema de nuestro tiempo, la tensión dual entre inmanencia y trascendencia, la doble oferta entre la ciudad de la tierra y la ciudad del cielo: el falso pero acuciante dilema humano entre ‘sólo el acá’ o ‘sólo el allá’, sólo la fe cristiana lo resuelve con éxito y verdad. El espíritu del Opus Dei es una de sus palpitantes cristalizaciones: amar al mundo apasionadamente, santificándolo desde dentro; la invitación del trabajo terreno y la esperanza del resucitaréis para la gloria”.

Mujer y familia: Conferencia de Covadonga O`Shea, organizado por la Asociación familiar Trechel

UNA VISIÓN ANTICIPADA DE LOS DERECHOS DE LA MUJER
Nueva sensibilidad para el hombre y la mujer

CovadongaOshea

Covadonga O´Shea, periodista y escritora, pronunció una conferencia en el mes de mayo de 2002, dentro de los actos conmemorativos del Centenario del Beato Josemaría Escrivá promovidos por la Asociación juvenil Trechel de Valladolid.

A través de un recorrido cronológico de sus encuentros con el Fundador del Opus Dei, resaltó su visión anticipada de los derechos de la mujer a la que alentó siempre para que no faltara su presencia en la vida pública y social, haciéndola compatible con su función insustituible en la familia.

La actualidad de estas ideas son patentes en los comienzos del nuevo milenio. La conferenciante hizo una llamada de atención para que los hombres hagan posible esta aportación de la mujer colaborando de forma activa en las responsabilidades familiares.

Jornada de reflexión teológica del centro sacerdotal Esgueva

IV JORNADA DE LITURGIA
(Valladolid, noviembre de 2001).
Primera de las actividades celebradas en España con motivo del centenario

El arzobispo de Valladolid, José Delicado Baeza, destacó en noviembre de 2002 , el valor que Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, dio a la participación de los fieles en la eucaristía. Mons. Delicado participó, junto al Obispo de León, el vicario de la Prelatura en la Delegación de Valladolid y un centenar de sacerdotes y profesores de teología, en una jornada destinadaa analizar el papel de la liturgia en la vida y en los escritos de Escrivá.

Manuel Garrido, monje benedictino experto en liturgia y consultor de la Congregación vaticana del Culto Divino, señaló en su intervención que “el beato Josemaría es uno de los grandes apóstoles de la liturgia”.
El fundador del Opus Dei “no sólo predicó con la palabra, sino también con el ejemplo”, dijo Garrido, quien recordó que “su intensa vivencia de cada acto litúrgico acercó a miles de almas, gente sencilla o intelectuales”.

UN MAESTRO DE SACERDOTES
(Valladolid, 28 de octubre de 2002).

Más de ochenta sacerdotes diocesanos participaron el lunes 21 de octubre de 2002 en una Jornada teológica celebrada en el centro de encuentros y convivencias El Rincón, en Tordesillas (Valladolid).

jornadapublico     jornada02

El coordinador de la Jornada, D. Ramón Labiaga, explicó “que en este año del centenario y la canonización de San Josemaría Escrivá hemos querido analizar la dimensión del Fundador del Opus Dei como “Maestro de sacerdotes”. Los ponentes invitados fueron el Arzobispo de Burgos, Mons. Francisco Gil Hellín, quien tituló su intervención como “El amor al sacerdocio de San Josemaría Escrivá” y D.Alejandro Burgos, profesor del Aula de Teología de la Universidad de Valladolid y autor de varios libros de antropología filosófica, que disertó sobre “La dimensión sacerdotal del Opus Dei”.

Importancia de un carisma
Monseñor Gil Hellín destacó el profundo afecto por los sacerdotes de San Josemaría, y afirmó que “tras el 2 de octubre de 1928 su amor al sacerdocio pasó a ser también una misión. Fue vivamente consciente de que aquel don de Dios para la Iglesia no estaba destinado sólo a los laicos, sino que pertenecía igualmente a los sacerdotes y ello por el doble motivo de su vocación secular y de su misión de pastores”. También para ellos el trabajo, la ciudadanía, las preocupaciones familiares, la naturalidad, las virtudes y los valores humanos se convierten en camino de vida contemplativa, en ámbitos donde identificarse con Cristo.

Para el conferenciante la importancia de este mensaje en la tarea pastoral es también grande: “¿Qué pasaría -se preguntaba el Arzobispo de Burgos- si la generalidad de los pastores en la Iglesia tuvieran una mentalidad “clerical”, que les llevara a desconocer el valor cristiano de las realidades cotidianas?”. En este contexto Mons. Gil Hellín recordó, con palabras del Decreto de Virtudes Heroicas de Josemaría Escrivá, que la Iglesia ha querido reconocer que “el mensaje de santificación en y desde las realidades terrenas está destinado a perdurar como fuente inagotable de luz espiritual, por encima de las vicisitudes históricas”.

Un modo nuevo de vivir el sacerdocio en la Iglesia
El profesor Alejandro Burgos expuso en su ponencia “La dimensión sacerdotal del Opus Dei”, un adelanto de un libro en preparación y del que es coordinador. Alejandro Burgos destacó que la comunidad eclesial ha reconocido abiertamente la asombrosa novedad que para la teología y para la vida del laicado supuso la abierta proclamación de la llamada universal a la santidad que realizó San Josemaría y difunde la Prelatura del Opus Dei. Pero “pienso -afirmó en su intervención- que todavía no se ha meditado suficientemente sobre el hecho de que el Fundador del Opus Dei no sólo ha sido maestro de vida espiritual para los laicos, sino también un verdadero Maestro de Sacerdotes”. El mensaje de Josemaría Escrivá, concluyó Alejandro Burgos, “configura de un modo muy concreto un nuevo modo de vivir el sacerdocio ordenado en la Iglesia: un nuevo camino de santidad sacerdotal. No podemos olvidar que el primer trabajo santificado según el espíritu del Opus Dei es, precisamente, el de sacerdote diocesano”.

Exposición conmemorativa organizada por el Colegio mayor Peñafiel y por el Proyecto Harambee, en el Real monasterio de San Joaquín y Santa Ana

panelvalladolid      paneles

El 23 de septiembre de 2002, el Alcalde de Valladolid y el Arzobispo, Mons. Delicado Baeza, inauguraron la Exposición conmemorativa del centenario del nacimiento del fundador del Opus Dei organizada por el Colegio Mayor Peñafiel (www.cmpenafiel.org) de Valladolid y el Proyecto Harambee 2002. Más de 7000 personas la visitaron durante los días que estuvo abierta en La Iglesia-Museo del Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana hasta el 13 de octubre de 2002.

El Comité de trabajo estuvo integrado por Valentín López Valdés (director del Colegio Mayor Peñafiel), la Dra. Josebe Soga, coordinadora regional Proyecto Harambee 2002, Florentino Villa y Mercedes Alamán, responsables de la Exposición. En el montaje y atención participaron más de treinta voluntarias y voluntarios.

El Comité de trabajo estuvo integrado por Valentín López Valdés (director del Colegio Mayor Peñafiel), la Dra. Josebe Soga, coordinadora regional Proyecto Harambee 2002, Florentino Villa y Mercedes Alamán, responsables de la Exposición. En el montaje y atención participaron más de treinta voluntarias y voluntarios.

El 9 de Enero de 2002 la catedral acogió una multitudinaria Eucaristía presidida por el Arzobispo de Valladolid Monseñor Delicado Baeza

misavalladaltar

En la Catedral de Valladolid, el 9 de enero de 2002, se celebró una Solemne Misa para conmemorar el centenario del nacimiento de San Josemaría. Presidió la concelebración el Arzobispo de Valladolid, D. José Delicado Baeza, acompañado del Vicario de la Delegación, D. Angel Lasheras y otros 35 sacerdotes, entre ellos el Presidente del Cabildo Catedralicio y el Rector del Seminario. Asistieron unas 3.000 personas, que llenaron completamente la Catedral.

El arzobispo de Valladolid recordó en su homilía que la celebración constituía, además de una acción de gracias a Dios, “un estímulo de vida cristiana por la ejemplaridad personal del beato Josemaría y su Obra, acreditada por la Iglesia, así como la confianza en su mediación intercesora ante el Señor”.

Recordando las palabras del Papa en la beatificación de Mons. Escrivá, el arzobispo de Valladolid subrayó la importancia de que “En una sociedad en la que el afán desenfrenado de poseer cosas materiales las convierte en un ídolo y motivo de alejamiento de Dios, el beato Josemaría nos recuerda que esas mismas realidades, criaturas de Dios y del ingenio humano, si se usan rectamente pueden ser camino de encuentro con Cristo.” “Se necesitan creyentes que se fíen de Cristo y se dejen guiar por su Espíritu”.