El Premio Harambee España 2015, para Vanessa Koutouan

Vanessa nació en Abidjan, la capital de Costa de Marfil, en una familia numerosa de clase media. Su padre, Joachim Koutouan, se dedicaba a los negocios y su madre, Julienne, era administrativa en una empresa de seguros. Ahora, ya jubilada, colabora en distintas iniciativas sociales.

 

Vanessa se licenció en el Institut des Sciences et Techniques de Communication de la Universidad de Abidjan y está convencida de que no solo su esfuerzo sino sobre todo el apoyo de su familia la llevó hasta allí: “A mí me ha ayudado mucho ser la pequeña de 7 hermanos. Los mayores nos enseñaban a estudiar, a aprovechar el tiempo, nos resolvían las dudas, etc. Mis padres que eran profundamente cristianos se esforzaron mucho en transmitirnos sus valores: rezar, trabajar bien sin miedo al esfuerzo, respetar a los demás, ver sus necesidades y pensar cómo ayudarlos”.

 

Cuando empezó a colaborar en el centro social Ilomba, (www.ilombacotedivoire. blogspot.com.es) se dio cuenta de las necesidades de todo tipo que padecían las chicas y las mujeres de la zona: analfabetismo, pobreza extrema no solo para pagar la escuela, sino incluso para alimentarse; lejanía de la ciudad lo que hace más difícil el acceso a centros de capacitación, maternidad precoz, infecciones de Sida, falta de los mínimos conocimientos higiénicos y de nutrición, etc.

En Italia hizo un máster en administración hotelera y en pedagogía y regresó a Costa de Marfil para trabajar en Ilomba, de la que hoy es la directora.

Ilomba, fue promovido por el Beato Álvaro del Portillo, quien en su viaje a Costa de Marfil en 1989 puso la primera piedra, como un lugar desde el que se realiza una constante labor de promoción e igualdad de la mujer costamarfileña. Desde entonces han puesto en marcha una escuela de formación profesional, con alfabetización de adultos, algunas aulas de enseñanza secundaria y un pequeño dispensario médico.

“La guerra que azotó el país durante 6 años nos ha impedido avanzar como pensábamos pero ahora no dejaremos de trabajar para conseguir construir un colegio para niñas y un hospital, los dos son muy necesarios y lo que tenemos ahora es todo provisional”.

El Centro Rural Ilomba

Ilomba es un instrumento eficaz de lucha contra la pobreza y de promoción e igualdad de la mujer costamarfileña. Busca reforzar las capacidades de las mujeres que no han podido ser escolarizadas para que tengan posibilidades de reinserción profesional.

Ilomba está situado en una zona muy pobre, cerca de un pueblo llamado M’Batto-Bouaké, a 26 kms de la capital, un área mal comunicada y de difícil acceso: “La única forma de trasladarse a Bingerville, que es la ciudad más cercana, es en los llamados “taxi-brousse” (taxi de pueblo) sobre los que se amontona la gente, tanto en el interior como por la parte de fuera.

El centro de salud también atiende a los habitantes de 20 poblaciones de alrededor donde la atención sanitaria se hace más necesaria debido a la falta de estructuras de salud pública. Dedica una atención especial a los sectores más vulnerables como niños, mujeres embarazas y personas de la 3ª edad, a través de consultas de carácter curativo y preventivo y creando coberturas de salud a través de campañas de vacunación.

Ahora una de sus prioridades es proporcionar formación escolar y educativa a chicas que por falta de recursos económicos, no pueden seguir sus estudios en la ciudad. “Empezamos con la escuela de educación secundaria y de formación profesional reglada hace 5 años con buenos profesores, los mismos que los colegios de Bingerville o de Abidjan. Tanto los padres como las alumnas están muy contentos y animados. La formación profesional es muy importante porque les permite adquirir en poco tiempo los conocimientos para ganarse la vida.

Hemos introducido en el programa clases de francés, de inglés y de gestión empresarial.

Algunos datos:

  • La tasa de mortandad infantil hasta los 5 años es cercana al 20%
  • El 57% de los habitantes tienen menos de 25 años, con una muy baja tasa de escolarización.
  • En la región de Bingerville el radio de acción de la escuela y del dispensario médico se extiende a 20 Km a la redonda, a 14 aldeas, con una población de 12.000 habitantes
  • “A Ilomba asisten chicas de varios kilómetros a la redonda, muchas de ellas tienen que levantarse a las 5:00 para llegar puntuales a la escuela ya que no tienen dinero para pagar el taxi-brousse y vienen andando”

Necesidades urgentes:

  • Dotación de material médico y medicinas en el dispensario: 10€
  • Beca / alumna: incluye el coste de la formación y el desplazamiento durante 1 año: 50€
  • Sueldo mensual de un profesor: 60€
  • Sueldo mensual de un médico: 90€
  • Un vehículo 4×4 para desplazar a los enfermos
  • Un autobus para desplazar a las alumnas construir un aula para la biblioteca
  • Construir una nave para varios usos: estudio, comedor, actividades extra escolares