barna1

Encarnita en Barcelona y Oviedo

En 1961 se instaló en Barcelona, donde estuvo trabajando en Llar, escuela de Hogar y Arte hasta que al año siguiente se trasladó a Oviedo. Una de sus alegrías era ver cómo el Señor estaba bendiciendo con frutos las labores del Opus Dei en los cinco continentes.

Atendió a su padre en su última enfermedad: fue un periodo doloroso, que ambos llevaron con sentido sobrenatural: ¡Que grande tiene que ser el valor del dolor, cuando el Señor, pudiéndonoslo quitar, no nos los quita! -exclamó tras el fallecimiento de su padre.

En Oviedo estuvo trabajando en la puesta en funcionamiento de Montealegre, un Centro de Formación Profesional. Se decantó entonces por el mundo de la moda, un mundo que tenía gran afán por acercar a Dios, porque era consciente de su impacto y de su influencia en la sociedad.

Deseaba, como cuenta una testigo de su vida:

“meter sentido cristiano en esa profesión. Siendo difícil llegar a dichas personas, por lo apretado del horario comercial, se hizo un plan para hablar con cada una, no descansó hasta dar con el horario mejor para poder invitarlas a un medio de formación. Quedaban entre 3,30 y 4 p m. para tener una charla. En poco tiempo se vieron los resultados positivos, ya que varias personas se acercaron a Dios y comenzaron a tener una preocupación real por dignificar a la mujer a través del vestido”.

Organizó diversas actividades en este campo, como las Jornadas de Diseño y Moda, donde confluían muchas personas del gremio: modistos, diseñadores, dueñas de boutiques, etc.