Povedap

Jóvenes en la era digital

El 20 de octubre tuvo lugar en el Colegio Mayor Peñafiel el acto de apertura de la Fase Local del UNIV 2013. La conferencia corrió a cargo del doctor Poveda con el título: “Los nativos digitales ya son adolescentes y ¿ahora qué? “Bastantes padres son víctimas, a su vez, de la educación errónea que ellos mismos recibieron, y reproducen modelos difíciles de digerir para los jóvenes de la era digital”, manifestó.

Jesús Poveda es psiquiatra, profesor de Psicología Médica en la facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, fundador de Jóvenes Pro-Vida y presidente de Pro-Vida Madrid. Socio fundador del Centro de Acogida «Entrevías», miembro de la Asociación de Psicooncología de la Comunidad de Madrid y de la Asociación Española de Bioética, colabora en el programa de radio «La vida, un valor en alza».

 

Hoy en día los jóvenes lo tienen todo menos lo imprescindible. Casas confortables, padres con profesiones de éxito, toda la tecnología casera disponible en el mercado, ropa de marca, dinero para gastos, caprichos… Pero les falta algo. Los adolescentes urbanos procedentes de familias de clase media y media alta empiezan a llenar las consultas de psicólogos y pediatras sociales aquejados del mal de la soledad. Han crecido casi por su cuenta, a cargo de cuidadoras ajenas a la familia, y sus padres, ocupados a tiempo completo en mantener el estatus social, carecen del tiempo que ellos demandan. Las consecuencias suelen ser perversas: trastornos de conducta, agresividad, enfrentamientos constantes con los padres… Y también una tendencia al aislamiento preocupante. Tanto, que algunos adolescentes han empezado ya a ser catalogados en situación de riesgo y enviados temporalmente a pisos tutelados por la Administración.

 

En recientes declaraciones el doctor Poveda ha manifestado que "como en todo, hay que buscar el equilibrio. Pero en las actuales circunstancias no es fácil. Padres e hijos son a la vez culpables y víctimas. La educación de los hijos es su responsabilidad, pero si no se sabe o no se puede hacer mejor, el conflicto está asegurado". Muchos de estos padres son víctimas, a su vez, de la educación errónea que ellos mismos recibieron, y reproducen modelos difíciles de digerir para los jóvenes de la era digital.


"Antes los adolescentes tenían más fácil vivir lo que los psiquiatras llamamos 'factor de pertenencia' a través de la familia extensa y los amigos del barrio. Pero hoy eso rara vez lo tienen, y como el mundo real les resulta hostil buscan su pertenencia en el virtual. Vemos que tienen 500 amigos en Tuenti y ninguno en el barrio. No sirve".


A los padres, señala este psiquiatra, hay que ayudarles a distinguir lo necesario de lo urgente. "Cuando suena la alarma de la extrema gravedad -por ejemplo, un intento de suicidio por parte del menor- se apresuran a cambiar el horario laboral o buscan otro trabajo que les permita estar por la tarde con los hijos. Le han visto las orejas al lobo".

 

Ese mismo día, en otro momento, dirigió una charla-coloquio con los padres del  Club Juvenil Tempero sobre las claves para entender a tu hijo adolescente. Con muchos ejemplos muy gráficos, el profesor Poveda fue desgranando una por una las peculiaridades de la educación de estos chavales que, por resumir, se “andan buscando a sí mismos” en esta etapa de transición desde la infancia a la edad adulta.

El llamamiento a la paciencia, y el optimismo del mensaje de Poveda hicieron muy natural terminar el acto con una buena merienda de celebración.