Los ancianos repetían: “Cuándo volvéis?”

Como todos los años en estas fechas, El Club  Juvenil Tempero, visitó una residencia de ancianos para alegrarles la Navidad. El pasado sábado 26 por la tarde, treinta jóvenes del Club, acompañados de algunos familiares, acudieron a la residencia de ancianos Santa Teresita, en la Cistérniga, con el propósito de pasar una tarde feliz con los “veteranos residentes”.

Además de contar divertidos chistes, se cantaron numerosas canciones. Muchas de ellas bastante populares y que los mayores entonaron a coro con los chicos, que se habían repartido entre “los abuelos” con cancioneros que llevaron preparados. Como es lógico, no faltaron muchos villancicos. Muchos. Todos estaban entusiasmados. La fiesta pasó por momentos de gran emoción. Transcurridas las horas, algunos decían a los muchachos: “¿pero no os iréis? Esto no puede terminar”. Y ya al final, en la despedida, todos repetían: “¿Cuándo volvéis?”. Tuvieron además el detalle de ofrecer una merienda a estos jovenzuelos que les hicieron soñar por momentos. Uno de los chicos estaba asombrado: “Pocas veces he visto rostros más alegres y agradecidos. Me alegro mucho de esta visita. Creo que yo lo he pasado mejor que los ancianos, viendo su emoción y su alegría”.

El vallisoletano Club Juvenil Tempero ha celebrado este año su 50º aniversario. En su página web se puede leer: “Si te gusta la aventura, el deporte, la naturaleza; si disfrutas cuando estás con los amigos; si quieres sacar mejores notas, ser un buen tipo y convertirte en buen profesional… no lo dudes. Tempero es lo que buscas”. Esto es cierto. En Tempero se da mucha importancia al estudio y al trabajo serio  y se hacen grandes planes de aventuras. Algunas de ellas encaminadas a atender a necesitados, a acompañar a personas que se encuentran solas, a visitar semanalmente una asociación de familias con hijos que padecen parálisis cerebral. Como comentaba una madre: “Este es el Club de los grandes retos”.