“Me llevo una lección de sobriedad y el cariño inmerecido de los castellanos y leoneses

Transcribimos aquí el artículo de Jesús Fonseca publicado el lunes 24 de octubre en La Razón de Castilla y León.

El prelado del Opus Dei, Javier Echevarría, acaba de nombrar a Ignacio Font Boix vicario de la Prelatura en Cataluña, tras siete años de ejercer esta misma labor en Castilla y León, Cantabria y Asturias. Una etapa que, para este doctor en Derecho Civil y en Derecho Canónico -ordenado sacerdote hace catorce años-, ha sido «un tiempo fecundo y muy feliz», según sus propias palabras.

Ignacio Font, deja cientos de amigos y familias agradecidas en esta tierra. Asegura que, su experiencia, «desmiente» las asperezas castellanas, y reconoce una nobleza y reciedumbre que facilita la vida y es muy de agradecer a la hora de trabajar. «No es extraño que sea tierra de santos», afirma al periódico LA RAZÓN, ya con un pie en Valladolid y otro en Barcelona.

Sin adornos ni añadidos

Agradece la acogida extraordinaria y «el cariño inmerecido que he recibido en estos siete años», y no oculta su pesar por esta partida que le devuelve a la tierra que le vio nacer. El hasta ahora vicario del Opus Dei en Castilla y León, afirma que se lleva a Cataluña una lección de sobriedad. «He aprendido mucho del lenguaje directo de los castellanos y leoneses». «Sin añadidos ni ornamentos», como dice el poeta zamorano León Felipe: «desnudos los maderos, desnudos y decididamente rectos».

En lo espiritul, asegura Ignacio Font, «he incrementado -y no poco- la devoción al Sagrado Corazón de Jesús que aprendí desde joven de San Josemaría, el fundador del Opus Dei».