Myriam y Pablo asisten en Méjico al XIX Congreso del IFFD

Myriam Hernández y Pablo Sagarra, matrimonio de Valladolid, han viajado hasta Méjico el pasado mes de Octubre para asistir  al “XIX Congreso organizado por la INTERNATIONAL FEDERATION FOR FAMILY DEVELOPMEN” (IFFD), y nos relatan su experiencia.

Myriam Hernández y Pablo Sagarra

Myriam Hernández y Pablo Sagarra

“Más de 1.900 congresistas de 30 países diferentes asistimos a este Congreso Internacional de la Familia, para aprender nuevas ideas que nos ayuden y den pista, para enfocar la labor educativa que los padres  tenemos entre manos.

La sociedad actual nos presenta unos retos que eran  insospechados hace 40 años, y actuar como hicieron nuestros padres con nosotros, ya no es suficiente.

Las dificultades que nos encontramos como padres, y nuestros hijos como ciudadanos del siglo XXI, se encuentran, necesitan una amplia reflexión, y algún que otro cambio de vida.

Myriam con otras asistentes al Congreso

Myriam con otras asistentes al Congreso

El alcance de las nuevas tecnologías, unido a la incapacidad de los chavales de pensar, de enfrentarse consigo mismos, de saber esperar sin dejarse llevar por la inmediatez, es una de las dificultades con que nos topanos cada día al educarlos.

El ambiente de hedonismo, materialismo y superficialidad del que está impregnada la sociedad actual, junto con la inestabilidad familiar que el mundo sufre, tiene unas claras consecuencias directas en la afectividad de millones de niños y  de jóvenes. Otra causa con la que hemos de contar es la incorporación de la mujer al mundo laboral, que implica una menor dedicación de tiempo real a la familia y a cuidar el hogar.

Estos y otros temas fueron rigurosamente tratados y abalados por estudios últimamente publicados en diversas Universidades, de diferentes lugares del planeta: Nueva YorK, Australia, Polonia y Perú.

Sin embargo, las claves de la felicidad no han cambiado y siguen siendo las mismas, porque el hombre siempre será hombre. Por eso, hoy más que nunca necesitamos de un Congreso que irradie luz al entendimiento de tantas personas para salvar la tan “amenazada familia”,  primera célula de la sociedad y punto de partida del ser humano.

La situación de la familia en el mundo, sí ha cambiado, su sentido está cuestionado, su importancia desvalorizada, y su aporte a la persona y a la sociedad desprestigiado.

Para nosotros este Congreso con su altura humana y profesional, ha conseguido iluminar e ilusionar a los padres, expertos y educadores, para  la defensa de la familia y de sus miembros. Por eso qremos aprovechar para dar las gracias a los organizadores de IFFD por este evento, y por la labor que realizan en el día a día.

Fdo: Myriam Hernández Giménez y Pablo Sagarra Renedo