BancoAlimentosp

Solidaridad con mayúsculas

Reproducimos un artículo que publica hoy “El Mundo de Valladolid” escrito por Jesús María Rey, Vicepresidente del Banco de Alimentos de Valladolid. En él se afirma que “la solidaridad es uno de los principios básicos de la concepción cristiana para impulsar al espíritu humano a realizarse en la entrega a los demás”.

En las fechas pasadas y en las actuales la Fundación Banco de Alimentos de Valladolid, no ha cesado de redoblar su esfuerzo personal por conseguir recoger y distribuir la mayor cantidad de alimentos, siempre en condiciones óptimas de consumo y hacerlas llegar a los demás.

    Hablando con un buen amigo, gran profesional de la comunicación, me decía que la Fundación Banco de Alimentos de Valladolid es un poco como “el milagro de los panes y los peces”. Acertado símil el tuyo querido amigo. Las operaciones kilo del pasado año 2011, han superado con mucho el total de las obtenidas en el año 2010. ¡Magnífico resultado de solidaridad!

 

    La solidaridad es uno de los principios básicos de la concepción cristiana para impulsar al espíritu humano a realizarse en la entrega a los demás, favoreciendo así la unidad entre los hombres y ensalzando la dignidad del ser humano.

    El Banco de Alimentos, Fundación sin ánimo de lucro, viene realizando una labor social en esta situación de crisis por la que España viene atravesando, situación que lleva aparejada una serie de problemas sociales, que en nuestro caso la sociedad está afrontando con ejemplar solidaridad.

    El funcionamiento de nuestra Fundación se resume en el esfuerzo de colaboración personal, de poco más de 30 voluntarios, que consiguió recoger en el año 2010 casi 2.000 toneladas de alimentos no perecederos. Estos alimentos provienen de los Benefactores que colaboran con esta Fundación, como son instituciones, entidades, empresas, grandes superficies y cooperativas, que durante el pasado año nuestros voluntarios lograron hacer llegar a casi 30.000 personas, a través de asociaciones, agrupaciones, cáritas parroquiales de Valladolid y provincia, para que éstas lo hicieran llegar, bajo nuestra supervisión, a las personas más necesitadas.

 

    Así podemos asegurar que la solidaridad debe ser realizada, directa o indirectamente, en beneficio de una persona, a través de personas anónimas. Solidaridad porque navegamos en este barco que es impulsado por la caridad que se traduce en esa entrega personal.

    Deseo reiterar el llamamiento al voluntariado que hacía en mi carta de la citada memoria, porque su dedicación, aportación y entrega constituye el mayor “Activo” de esta Fundación. ¡Decídete y vente con nosotros! Sentirás con alegría que uno mismo recibe más de lo que aporta.

    Muchas gracias a todos los que de una forma u otra seguís colaborando con esta Fundación de carácter  social.

 

Vídeo sobre el Banco de Alimentos de Valladolid