Ezzinep

Ukagwu acerca a Valladolid la realidad de la mujer africana

La economista nigeria Ukagwu, premio Harambee 2012 a la Promoción e Igualdad de la Mujer Africana, explicó ayer 22  de octubre en el salón de actos de Cajamar de Valladolid  la realidad de la mujer africana con motivo del ciclo de conferencias que ya ha pronunciado en Madrid o Valencia para dar a conocer la labor de esta fundación en África.

(El Norte de Castilla -M. Domínguez-). La realidad socioeconómica, cultural y política de Nigeria, donde solo hay «acaudalados o muy pobres, además de falta de ética y corrupción», es un lastre para el despegue de un país rico en materias primas y paupérrimo en derechos para la mujer.

Cambiar un país no está al alcance de Ezinne Ukagwu, pero sí transformar un municipio rural del este del país, en la región de Ogún, donde ha conseguido escolarizar a las niñas y formar profesionalmente a las jóvenes, además de concienciar a los padres sobre los derechos de la mujer. La economista nigeria Ukagwu, premio Harambee 2012 a la Promoción e Igualdad de la Mujer Africana, explicó ayer en el salón de actos de Cajamar la realidad de la mujer africana con motivo del ciclo de conferencias que ya ha pronunciado en Madrid o Valencia para dar a conocer la labor de esta fundación en África.

Harambee, que significa todos juntos, en 'swahili', promueve desde 2002 iniciativas en África a través de proyectos de desarrollo en el área subsahariana y de actividades de sensibilización en el resto del mundo, con el objetivo de difundir los valores, las cualidades y las posibilidades de futuro de la cultura africana bajo las pautas del Opus Dei. La coordinadora de Harambee en Castilla y León es la doctora María José Soga, quien dio a conocer los retos de esta organización poco antes de iniciarse la conferencia de Ukagwu, que fue presentada por la jefa de Local de El Norte de Castilla, Mar Domínguez.

 

Ezinne Ukagwu dirige desde 2002 el Centro de Desarrollo Rural Iroto, en el que han podido formarse más de 30.000 mujeres desde su creación, en 1985. También ha impulsado un centro médico, que junto con la puesta en marcha de cursos de higiene y nutrición, han conseguido reducir el índice de mortalidad infantil en la zona del 60% al 25%. Graduada en Ciencias Económicas y en Gestión de Hostelería, la premiada se ha formado en Nigeria y en Italia y trata de transmitir sus conocimientos para que las mujeres nigerianas salgan de una situación de marginación y sometimiento que las lleva a trabajar duramente en el campo para ganar dinero y, paradójicamente, poder pagar a sus maridos la renta de la tierra que trabajan.

 

Ukagwu reconoció ayer que el trabajo es «muy duro» y que pese a lo conseguido, todavía falta mucho por hacer. «Con 20 euros al mes podemos sacar de la pobreza a una niña y a su familia. Necesitamos un coche para poder atender las guardias. Los sanitarios recorren hasta cinco kilómetros por caminos rurales para socorrer a los pacientes, y, en ocasiones, no se llega tiempo; pero hacen falta letrinas, pozos de agua, grupos electrógenos para extraerla, centros de salud y personal especializado…» Aunque esta economista pone el énfasis en la educación para «ir más lejos», no puede obviar en Europa hablar de otras necesidades básicas para prosperar.