rincon11p

XIX Jornada Sacerdotal en “El Rincón”

Sesenta sacerdotes de varias diócesis de Castilla y León, Asturias y Cantabria participaron el 26 de octubre en las disertaciones sobre el tema “Enseñar a vivir en Cristo hoy. La renovación de la Teología Moral a los 50 años del Concilio Vaticano II”. El acto se celebró en la Asociación Cultural “El Rincón”, cercana a Tordesillas.

         Intervino en primer lugar el Doctor Juan José Pérez-Soba, Catedrático de Teología Fundamental en la Facultad de Teología de la Universidad Eclesiástica de San Dámaso  de Madrid y Vicedecano de la misma quien disertó sobre “Apuntes para una verdadera Teología Moral Conciliar”.

         En su  exposición afirmó, de manera primordial,  que el Vaticano II manifestó que había que renovar  la Teología Moral para que respondiera a las inquietudes de nuestro tiempo. Ante nuevas cuestiones se exigían nuevos planteamientos. Familia y trabajo eran los dos ámbitos que había que replantear.

 

        La gran cuestión de la Teología Moral en la actualidad es cómo Dios actúa en nosotros y con nosotros. La Persona de Jesucristo es el único centro del ser y vivir del cristiano. Ante el gran problema de la separación  entre fe y vida, únicamente hay una y única solución: la vida en Cristo. A partir de esas ideas fundamentales quedan solucionadas favorablemente las cuestiones acerca de la ley natural, de la libertad y de la conciencia, hoy día tan deficientemente entendidas.   

          A continuación, el Obispo de Cuenca, Mons. José María Yanguas, exprofesor de Teología Moral en las Universidades  de Navarra y de la Santa Croce de Roma, disertó sobre “Vocación a la santidad y pastoral de la Iglesia”.

          Resaltó lo siguiente: Es cristiano aquel bautizado que ha conocido el amor de Dios, lo cree y lo vive. Fe y vida no se pueden separar porque, entonces,  ni fe ni vida.  El Beato Juan Pablo II en su carta apostólica a los jóvenes dijo, haciendo referencia al encuentro exigente  de Jesús con el joven rico que el joven rico es todo cristiano. El mismo Beato en la carta apostólica:  “Novo millennio ineunte” lo dejó bien claro: “No dudo en afirmar que la perspectiva en la que debe situarse el camino pastoral es el de la santidad”.   

 

             El gran problema de hoy está en que las verdades cristianas se desarticulan, también en el vivir diario, siendo así que  unas dependen de las otras y así constituyen la única verdad que está en Jesucristo y en su vida.

          Al comienzo del coloquio llegó Mons.  Ricardo Blázquez, Arzobispo Metropolitano de Valladolid y en sus breves intervenciones afirmó: Los sacramentos de la iniciación cristiana tienen como objetivo, no solo enseñar conocimientos de las verdades fundamentales sino, principalmente, el iniciar en el conocimiento y trato con Jesucristo. En el tablón de anuncios de las iglesias debería constar el horario que los presbíteros dedican a estar en el confesionario. El sacerdote debe ser buen penitente para ser buen confesor.